Un proyecto fotográfico de carácter local, pero con vocación global

 

Cantabria minúscula se centra en la exploración fotográfica del patrimonio viviente de un entorno geográfico muy concreto: El territorio de Cantabria, al norte de la Península Ibérica.

Este carácter local no es un impedimento para que esta experiencia se una como una voz más al resto de personas y entidades que a lo largo y ancho del mundo se esfuerzan en leer e interpretar nuestro tesoro más precioso.

Así, cada cual en su pequeño rincón, y con su melodía particular, unas más modestas, otras con un mayor protagonismo, entonamos entre todos esa sinfonía inspirada en los ecos, las tonalidades y las texturas que nos ofrece generosamente la naturaleza.

Una mirada sorprendente a nuestros compañeros en el viaje de la vida

 

La finalidad del proyecto es devolver a los habitantes de esta tierra el contacto con multitud de pequeños seres vivos con los que convivimos día a día sin ser conscientes de su presencia o de lo apasionante de sus vidas.

El privilegio de compartir este pedazo de espacio y de tiempo con esta multitud minúscula merece que nos paremos un momento en cualquier rincón y lo rastreemos con una mirada curiosa.

El trabajo fotográfico que aquí se presenta tan solo es una invitación, un aperitivo, para que cada cual inicie un placentero viaje de observación en su entorno más próximo, y se deje así cautivar por los secretos y maravillas de nuestro patrimonio viviente.

Descubrir la diversidad de pequeños seres cercanos y desconocidos

 

Nuestras formas de vida han ido separándonos poco a poco del entorno en el que nos ha tocado vivir.

Este es el origen de una falta de sensibilidad generalizada hacia los problemas que día a día surgen en torno al medio que nos rodea.

Descubrir los seres que viven, aman y mueren cerca de donde nosotros mismos lo hacemos supone reconectarnos con el edén perdido, reducir el coste que tuvimos que pagar asumiendo modos de vida artificiales.

Una de las más valiosas enseñanzas que podemos obtener es que la vida en el planeta se puede ver amenazada, pero persistirá después de que hayamos causado nuestro propio fin.

Sensibilidad renovada para el disfrute de nuestro patrimonio viviente

 

Mediante esta pequeña y modesta aventura fotográfica podemos recobrar la curiosidad infantil, la sensación de descubrimiento y de asombro.

Tan solo es necesario dejarse sorprender por las formas corporales, colores y modos de vida de estos pequeños compañeros, que desde siempre han estimulado la imaginación humana, ya sea inspirando tecnologías, o sirviendo como guión para el cine y la literatura.

Además de abrirnos al placer de la observación, un objetivo paralelo es la exploración de nuestros miedos más profundos.

Déjate llevar y aventúrate con nosotros en este viaje a través del espacio web de  Cantabria minúscula.

Últimas noticias

Próximamente en este espacio podréis encontrar información de interés para permanecer al día de las actividades de Cantabria minúscula:

Tweets

www.cantabriaminuscula.com y su contenido, por Gustavo Gutiérrez, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported